Español   Cambiar Idioma Contact us       | (+5411) 4331 2320 |   Blog
 
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Linkedin Miranos en Instagram Buscanos en Google Plus Miranos en YouTube

Surety Bond Insurance Blog

Mercado de Caución31/10/2016

¿Quien mató a las Garantías Aduaneras?

¿Quien mató a las Garantías Aduaneras?

MALA PRAXIS + COYUNTURA = MENOS NEGOCIOS

Cuando en materia de #SegurosDeCaución hablamos de garantías aduaneras, nos referimos principalmente a las importaciones como un gran formador demanda de pólizas para nuestro negocio. Este tipo de transacciones, con un poco de mala prensa -del tipo “se abrieron las importaciones”- se mueven por su parte al compás de las exportaciones y están vinculadas a los niveles de actividad económica del país. Desde el 2003 hasta el 2008 las exportaciones crecieron a un ritmo anual de 18% mientras que las importaciones lo hicieron en un 37%. Este periodo fue claramente positivo para las compañías de #SegurosDeCaución, en lo que respecta a la demanda de garantías aduaneras por un comercio exterior fuerte con constante crecimiento de las importaciones. Mientrastanto el saldo comercial -exportaciones menos importaciones- en este periodo se mantuvo en un auspicioso promedio anual de U$S 12.700 millones, lo cual garantizaba un ingreso de divisas genuinas a la Nación. Sin embargo, el estallido de la crisis mundial en 2009 afectó las economías de todo el mundo y el impacto local no fue la excepción, ya que las exportaciones cayeron un 20% y las importaciones un 32%. Los problemas en la demanda de garantías aduaneras comienzan así en esa fecha más explicados por la coyuntura internacional de crisis que por decisiones internas. Tres años despues, y acaecido un leve repunte en la actividad del comercio exterior, arribamos ahora sí a un trágico 2011 para el comercio exterior en el que la mala praxis “made in Argentina” se convirtió en el gran responsable del escenario actual. Con el objetivo de preservar el superávit comercial, se amplió el número de posiciones arancelarias afectadas por las licencias no automáticas; se definieron las primeras restricciones cambiarias -“cepo”- agravándose aún más durante el año 2012 con la aplicación de las archi-conocidas declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) y produciéndose así un fuerte aplastamiento de las importaciones habituales ny ecesarias para los procesos productivos de la industria nacional. Los resultados de las medidas anteriormente mencionadas fueron muy negativos, con un comercio exterior que se debilitó año tras año, con saldos comerciales cada vez mas pequeños, arribando a un 2015 con un déficit de balanza comercial de mas de USD 2.000, situación que no ocurría desde el año 1999. La consecuencia inmediata para nuestre mercado fue la de una fuerte retracción del flujo de garantías aduaneras de más del 35% (2011 vs 2015), pulverizando uno de los principales sostenes del ramo, que supo llegar a representar más del 40% de la facturación total del mercado hace un poco más de una década. Hoy en día, con un 2016 que comenzó tibio, y aun con algunas cuestiones importantes macro normalizadas -eliminación de las DJAI, levantamiento del cepo cambiario, acuerdo con los holdouts, recomposición de reservas, etc.-todavía las exportaciones sostienen una caída del 1,6% mientras que las importaciones lo hacen en un 9%, reflejando un saldo comercial superavitario de u$s 2089 millones. Así las expectativas son positivas pero moderadas, con una coyuntura compleja (con los principales socios en crisis: Brasil, China, Mercosur) donde no se avizora una recuperación fuerte en el corto plazo, proyectándose un volumen de importaciones que apenas alcanzará los USD 55.000 millones, estando este número muy lejos de los mas de USD 70.000 millones observados en años anteriores. De esta forma, la combinación de una mala praxis técnica y el aporte de una desfavorable coyuntura parecen haber sido responsables del retroceso de este vital segmento para nuestra industria.

   

 

Filter by